Red Inclusiva para la Expansión Laboral

Sobrevivir no es igual a ganar un poco menos

Luego de cuatro años de continua caída, con pérdida de empleo, capacidad ociosa del 50% o más, importación indiscriminada, tasas imposibles, impuestos salvajes, compresión del mercado interno y destrucción del sector, el Pequeño y Mediano Empresario Nacional llegó a este nuevo ciclo con las mínimas posibilidades de subsistencia.

Sobrevivir no es igual a ganar un poco menos

A diferencia de las grandes empresas, que para conservar sus ganancias no dudaron en despedir trabajadores, y aun hoy en plena crisis se dan el lujo de dejar en la calle de la desesperanza a 1.500 argentinos, nosotros sostuvimos el empleo en todos los extremos posibles, porque reconocemos en los compañeros que trabajan con nosotros un valor que excede las variables de la renta.

Las PyMEs argentinas arribamos a este punto de la historia, manteniendo nuestras organizaciones en la esperanza de un nuevo comienzo que nos permita volver a crecer, pero ciertamente lo hacemos desde la fragilidad y en un estado casi terminal. Más de 40.000 no llegaron.

Hoy no pensamos en crecer un poco menos.

Nuestra estrategia no está en resignar algo de la rentabilidad.

Sólo podemos sobrevivir en nuestras pérdidas tratando de contener el daño, en una red que nos permita conservar al personal, los proveedores y los clientes.

No estamos ganado menos. Estamos ralentando una muerte segura y catastrófica para la economía nacional y el entramado social de nuestra comunidad.

Como contracara los hechos demuestran que mundo financiero y bancario no está aportando de forma equitativa a este esfuerzo que todos los argentinos realizamos.

De un lado las PyMEs Nacionales en estado terminal y del otro los bancos siguen lucrando y sólo se disponen a bajar un poco su margen.

Es imprescindible que las autoridades y los responsables de estas instituciones se centren en la enorme diferencia que hay entre sobrevivir y ganar menos.

Valoramos y apoyamos todas las medidas que el Gobierno Nacional implementa para paliar esta crisis sanitaria, reconociendo también que en muchas de sus decisiones económicas hemos sido escuchados y priorizados, teniendo especial consideración por la situación de las PyMEs y su importancia económico-social.

Hoy hace falta más de los que más han ganado en los últimos años, entre ellos el sector financiero que no ha dejado de crecer en rentabilidad mientras la mortandad de PyMEs y la pérdida de empleo aumentaba.

Por todo esto solicitamos, para las PyMEs que sostenemos el empleo:

  • Que el BCRA fije un tope al interés bancario para PyMEs hasta tramo 1, dentro del mínimo operativo, que permita sostener el empleo y la infraestructura productiva, del mismo modo que lo hacemos en nuestras empresas, 0% anual, pagaderos en 24 meses con 3 meses de gracia y por un monto de hasta 4 masas salariales.
     
  • Que se disponga un descubierto a tasa 0% por el doble de tiempo de la duración del aislamiento social obligatorio dispuesto por el PEN, por el monto mensual otorgado al cliente con antelación o un mínimo igual al doble de la masa salarial de cada empresa para aquellas que no tengan pre acuerdo.
     
  • Período de gracia de 3 meses posteriores a que se levanten las medidas de aislamiento dispuestas por el PEN, para todos los créditos otorgados con antelación a la medida.

 

Sabemos que la salud del sistema financiero es clave para la recuperación económica futura, pero este futuro es inexistente sin los creadores de empleo y producción.

Poner a la Argentina de pie es con las PyMEs.