Red Inclusiva para la Expansión Laboral

Otra bala para el Pymecidio de Vidal

Suba de costos en la energía eléctrica. Los comerciantes e industriales comenzarán a sentir el aumento de entre el 25 y 30% a partir de la próxima factura, no obstante estar abonando ya una compensación por la quita de subsidios del estado nacional equivalente al doble de los consumos domiciliarios.

Otra bala para el Pymecidio de Vidal

El empeño por destruir las PyMEs parece no terminar con la contundente derrota en las urnas que sufrió el macrismo y, especialmente, la gobernadora Vidal el pasado domingo.

Tal como si fuera un ¿último? gesto para desalentar la producción y el comercio de los pequeños y medianos empresarios bonaerenses, el Ministerio de Infraestructura y Servicios Públicos Provincial pergeñó ayer la Resolución 1713 – 2019, habilitando la suba de los costos de energía eléctrica de toda la provincia, tanto para usuarios residenciales como para comerciales.Los comerciantes e industriales comenzarán a sentir el aumento de entre el 25 y 30% a partir de la próxima factura, no obstante estar abonando ya una compensación por la quita de subsidios del estado nacional equivalente al doble de los consumos domiciliarios.

Para los consumos residenciales el ajuste comenzará a regir a partir del 1 de Enero 2020.

Pero claro, fieles al estilo de mejorar la situación de los más fuertes, el combo se agranda para las distribuidoras manteniendo la continuidad del Concepto de Costos Tarifarios (ICT), que incluirá la actualización del Valor Agregado de Distribución (VAD).

Por supuesto pueden hacerlo un poco peor y lo logran. 

En el art. 18 de la Resolución determinan que el pago de las penalizaciones (o sea los descuentos por cortes de energía) correspondientes al período 1° de Junio a 1° Diciembre de 2019 se postergan a la facturación de Junio de 2020  y las penalidades por cortes que ocurran desde el 2 de Diciembre al 1° de Marzo de 2020 a la facturación a partir de Diciembre del 2020.

Sí, entendió bien, le dan hasta un año de plazo. ¿imagina el mismo plazo para un empresario que no abone su factura? ¿cuánto tardarían las distribuidoras en dejarlo sin energía para producir?

Si no fuera tan triste sería parecería una broma. La vocación pymecida duele.

Sabemos que llegan tiempos mejores, y es en esa esperanza que mantenemos alta la energía, (esa que no nos ajustan a decretazos ni cortan sin clemencia). 

No esperamos que esta gestión, que nunca generó condiciones para nuestro desarrollo, lo haga en sus últimos días. 

Esperamos que no hagan más daño como éste. 

Esperamos que no hagan más nada.

Los PyMEs somos optimistas por definición.